Mineria

Minera canadiense, el nuevo enemigo de las dunas de Samalayuca

31 Dic 2019.- Las dunas errantes de Samalayuca enfrentan la amenaza de un nuevo enemigo: la mina propiedad de una empresa canadiense que pondrá en grave riesgo la conservación de este atractivo natural que ha permanecido asentado durante siglos en esta región norteña.

Salvaguardadas por las sierra de Samalayuca y de Presidio, las dunas errantes dan vuelta en su mismo eje, gracias a las corrientes de aire atrapadas en esa barrera natural que evitan se disperse la arena.

“De continuar la destrucción de la sierra, la arena acabará de lado de El Paso, Texas”, considera Ramiro Herrera Alvarado, uno de los agricultores, parte de los más acérrimos opositores a que se instale la mina La Gloria, propiedad de Samalayuca Cobre y la canadiense VVC Exploration.

“Las dunas de Samalayuca a través de milenos se han formado porque existen esas dos barreras físicas que son las dos sierras, la Sierra de Presidio en la zona noreste, de donde extraen piedra en la mina para la cementera”, expuso Daniel Zamarrón, profesor de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), e integrante del Frente Eco-social Paso del Norte para la defensa de la región.

“La destrucción de esa parte ha estado generando que los vientos aumenten su potencia, las dunas están bajando su altura porque transportan la arena al otro lado de la sierra, ya se nota la destrucción del área natural protegida”, expuso.

Indicó que en 2009 por decreto presidencial se definió un polígono que conformaba un área que incluye la zona de la dunas, así como la sierra donde se quiere instalar esa mina.

“En el 2015 ejidatarios del Ojo de la Casa, interpusieron un amparo y por tecnicismos legales le concedieron el amparo para explotar el área natural protegida y que se instale la mina, ellos están queriendo el beneficio económico, pero estarán arrendando la zona protegida para hacer un desarrollo minero”, criticó el académico.

“El Presidente (López Obrador) en su conferencia matutina ha dicho que no habrá concesiones para instalar minas a cielo abierto, pero la Secretaría de Economía y la Subsecretaría de Minas, siguen el proceso firmado durante el sexenio anterior y se dice que los permisos están protegidos por la Reforma Energética; es por eso que no se ha detenido este proceso de destrucción”, señaló Zamarrón.

Indicó que para proteger la zona tendría también que quitarse la cementera que va demoliendo la sierra poco a poco: «la cementera Grupo Cementos Chihuahua, está establecida desde 1994, que fue cuando inició operaciones en ese lugar”, expuso al señalar que los vientos han arreciado con los efectos negativos que eso conlleva para esta área natural.

Una cápsula de cobalto 60 está enterrada en las dunas

“Ahí cerca de la población Samalayuca, mediados de los años ochenta se estableció un basurero nuclear con máquinas traídas de Estados Unidos”, señaló el investigador de la UACJ.

Indicó que todo se originó por una cápsula con cobalto 60 que se llevó a Ciudad Juárez.

Esa cápsula fue usada en un centro médico de especialidades de Ciudad Juárez, después fue almacenada y posteriormente el metal que fue contaminado con material radioactivo lo usaron en la construcción de casas, lo que originó que pobladores de Ciudad Juárez enfermaran de cáncer y murieran.

La cápsula de cobalto 60 fue retirada y se enterró en un lugar cercano a Samalayuca dentro de las dunas errantes, explicó Zamarrón.

Un paisaje inigualable en riesgo de extinción

Cruzando la carretera de Ciudad Juárez a Samalayuca, se encuentran los médanos, este paisaje adquiere apariencia de tonalidad marciana conforme cae la noche.

Se trata de un amplio espacio rodeado de montañas, aquí caen los rayos de sol que transforma el verano en un infierno y un lugar con temperaturas muy bajas en invierno, que hace que restos de nieve permanezcan adheridos a los granos de arena de color ligeramente cobrizo.

De aquí, se dice, se llevaron toneladas de arena para reponer la que se fue en la corriente marina que arrastró las arenas blancas de la costa del Caribe mexicano.

De aquí han extraído de manera ilegal, toneladas de este recurso natural para la elaboración de cerámica.

Samalayuca Cobre es una sociedad anónima de capital variable, cuya propiedad es compartida por VC Exploration (que posee el 33.75 por ciento de las acciones); Firex (25 por ciento); Orford Resources Ltd. (28 por ciento e Inversiones Agrofinancieras de Panamá, S.A. (13 por ciento), según la página Bnamericas.

Actualmente se usan como atractivo turístico, los ejidatarios propietarios de este espacio cobran 100 pesos a cada persona por ingresar a las dunas.

Mientras se realiza la visita al lugar se observan vehículos todo terreno que son conducidos por los visitantes a toda velocidad saltando los montículos de arena que cambian de forma conforme el viento sopla.

Han construido un parador a un lado de las dunas, ahí la gente se reúne, come algo y se prepara para caminar sobre la arena o subirse a uno de esos vehículos y recorrerlas con el motor a todo lo que da.

Esta zona de suelo arenoso es rica en nutrientes y agua para la agricultura. Al comenzar la extracción de la mina que planean empezar a hacer producir, afectará todo el ecosistema y cambiará las rutas del viento, la calidad del agua y perjudicará la vida de especies endémicas y los habitantes de los ejidos El Vergel, Ojo de Agua, Villaluz y Samalayuca.

Tanto Daniel Zamarrón como Ramiro Herrera, puntualizan que los efectos serán devastadores en esta área natural protegida que contiene arena del desierto del Sahara y representa un recurso pocas veces visto en el mundo.

(Notimex)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar