Colaborador Invitado

El talento no muere, se adapta

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes sino las que saben adaptarse”-. Charles Darwin

Adolfo Siller Valenzuela

La conclusión de Charles Darwin expresada alrededor del año 1770, sin duda cobra una vigencia que bien vale considerar, primero para recuperar nuestras empresas, y luego ponerlas a punto, especialmente en estos días de cambios estructurales en la economía mundial y de la alta mortandad de Pymes, que solo en nuestro país se reportaron al menos 600,000 negocios cerrados definitivamente, con una pérdida de al menos 2 millones de empleos directos.

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes sino las que saben adaptarse” – dijo el investigador.

De igual manera, el Doctor Victor Frankl, en sus relatos de cómo fue la vida en las barracas del holocausto judío, dice: “Cuando llegaban los nuevos, aprendimos a saber quién iba a sobrevivir a tal nivel de barbarie y miseria humana, y no eran los más fuertes, sino los que lucían débiles los que lo lograban, porque tenían que aprender adaptarse rápido a la nueva realidad”.

Esto aplica sin duda a nuestro entorno empresarial y de mercados.

Hay que adaptarse a las nuevas variables disruptivas de comportamiento, que van desde las cadenas de suministro geopolíticas hasta las ventas del retail, pasando por las restructuras financieras y los gaps del flujo de efectivo, derivados de esta situación inédita y globalizada en la historia reciente de la humanidad.

En nuestro país, el usuario final pasó en modo exprés de cierto analfabetismo en el mercado digital hasta convertirlo en una práctica cotidiana, que se vio reflejada en un aumento de hasta 3 a 4 veces el número de paquetes entregados por las compañías de reparto, y ni se diga de correos mexicanos, que para efectos prácticos se encuentra colapsado por la carga tan inusual de mercancías y documentos por entregar. Inteligencia de Negocios Reactivación de las Pymes post encierro

¿Qué hacer ante esta gravísima situación en los negocios y sus mercados?

Las recomendaciones de ajustes, reingenierías, estrategias y supuestos son tantos y tan variados, que finalmente vendrían a quedar sujetos a cada caso en particular, porque todos son diferentes.

Dos recomendaciones generalistas que valdría la pena considerar por tratarse desde un punto de vista distinto y fuera del bosque son las siguientes:

1.- Hay que rescatar y acotar lo estandarizable y delegar las excepciones, para poder tomar el rescate de la misma empresa como un proyecto especial.

Si antes el cambio era la constante, ahora los protagonistas serán la innovación, el liderazgo, la flexibilidad y las negociaciones las que tendrán el poder para sacarla a flote.

2.- Sin duda, y aunque no lo veamos –como el virus, hay que revisar con ímpetu, el modelo de negocio para que, si tenemos que cambiarle algo estructural,

lo hagamos con valentía y visión. Ahora entenderemos mejor que la especialización debe ser más rentable, pero también que la sustentabilidad como empresarios vendrá de la diversificación y el manejo de fondos de contingencia y ahorro.

Por último, todo principio se complica porque nuestra mente intentará regresar a lo conocido, a la zona de seguridad, pudiendo incluso sabotear los esfuerzos que implican esta nueva aventura, pero, estando atentos a eso como parte sabida en cualquier gestión del cambio, sabremos salir adelante, porque si las competencias administrativas y de atención al mercado fueron duramente trastocadas, el talento empresarial no muere, solamente se adapta. Y mas vale hacerlo.

Adolfo Siller Valenzuela

Coach y Mentor de Negocios Senior

adolfo@Schiller.com.mx

www.Schiller.com.mx

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar