Colaborador Invitado

Perspectivas macro 2022

Por Jesús Garza

Este año la economía crecerá alrededor de 5.5 por ciento, según nuestros pronósticos, o 6 por ciento según el consenso de mercado. Esta tasa de crecimiento se da como resultado de la recuperación de la fuerte caída de 8.3 por ciento en 2020. La recuperación económica se ha sustentado por el sector externo, sobre todo exportaciones manufactureras, el envío de remesas al país y la reactivación del sector turismo. El TMEC continúa siendo la principal ventaja competitiva del país. Es decir, EUA es el principal responsable del crecimiento económico nacional.

La recuperación económica podría ser mucho mayor si se detonaran los motores de crecimiento domésticos. En este contexto la inversión fija bruta se sitúa en niveles muy inferiores a la pandemia y la inversión pública es baja. Así, la inversión que es el componente de la demanda agregada más valioso nos indica que el potencial de crecimiento en el futuro está disminuyendo. La inversión eleva la productividad y por ende el crecimiento potencial de una economía. Los niveles actuales de la inversión implican que el crecimiento esperado de la economía en el mediano plazo oscilará alrededor de 2 por ciento anual. Hace apenas algunos años la tasa potencial se calculaba en alrededor de 4.5 por ciento.

Pero no todo son malas noticias. El TMEC y los problemas de disrupción en la cadena de suministros manufactureros globales están atrayendo empresas al país. Muchas empresas manufactureras asiáticas se posicionarán en México por su ventaja geográfica y por el TMEC. Se espera una fuerte inversión en este sector. En contraste, de aprobarse la reforma energética se estima una pérdida importante de inversión en el sector energético sobre todo el relacionado con energías renovables.

Para 2022 estimo un crecimiento de alrededor de 3 por ciento anual, por debajo del 4 por ciento que pronostica Hacienda. La tracción negativa del tercer trimestre de 2021, por la desaceleración del sector industrial, parece que continuará hacia inicios de 2022. La normalización de la industria manufacturera global tardará más de lo esperado. Aunado a ello, la inversión no llegará a los niveles necesarios para elevar el crecimiento. Persiste mucha incertidumbre en sectores clave en el país. Los sectores ganadores son los relacionados con la manufactura, la construcción y las finanzas. El primero por el impulso de la industria de EUA, el segundo por los efectos indirectos de los proyectos de infraestructura de EUA y el tercero por la baja bancarización que existe en el país.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la SHCP e investigador en el Banco de México.

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Por favor acceder para comentar.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba