Colaborador Invitado

¿Cómo nos fue este 2022?

María Dolores Ortega

A casi 1 mes de concluir el año, es tiempo de responder a la pregunta: ¿cómo nos fue este 2022?

Ojalá mi estimado lector pueda darse tiempo de hacer un balance en su vida emocional, familiar, laboral, profesional y financiera.

Recuerde lo que siempre decimos: lo que no se puede medir, no se puede mejorar.

Y es por el bien propio y el de los que nos rodean que necesitamos hacer un alto, y darnos tiempo para reconocer cómo nos ha ido.

Le adelanto que en lo económico, no hay pretexto ni excusa para decir que nos fue de la /%$#$&%#))%$# porque sería mentir y auto justificar sus malas decisiones.

El empleo y lo salarios crecieron este 2022 en México, y no se diga en Nuevo León donde hemos sobre pasado los 1.8 millones de puestos de trabajo formales, y el salario diario alcanza una variación anual de 11.1%, muy por encima de la tasa de inflación.

¿Qué significa esto? que hemos tenido oportunidades de empleo y mejores salarios. Por lo que es de esperarse que su balance financiero sea superavitario.

No hay excusa para concluir el año sin AHORROS.

La economía mexicana concluirá este 2022 con una tasa de crecimiento por encima de lo esperado, alrededor de 2.5%, así que insisto no hay pretextos para no haber mejorado también nuestra economía familiar y/o personal.

Sobre todo, porque en 2023 la actividad económica podría desacelerar, eso advierten los pronósticos de instituciones y organismos internacionales como el FMI, la OCDE, el Banco Mundial, entre otros. La tasa del PIB podría bajar a 1.5%.

Con mayor razón este 2022 debemos cerrarlo con suficientes reservas económicas para afrontar cualquier situación inesperada el próximo año.

¿Deudas? Estamos en el peor momento para contratar o mantenerlas, la tasa de interés objetivo –de la que derivan todas las tasas del mercado- ya se ubica en niveles de 10% -la más alta en su historia, desde que se utiliza este instrumento-.

Haga un análisis de su situación financiera, le sugiero empezar por el gasto, siempre hay oportunidades de reducirlo. Sobre todo ponga atención en el gasto que no es necesario ni prioritario, en ese que yo le llamo de lujo y/o estúpido.

Comunique a su familia su estado financiero para que todos sean conscientes de los objetivos económicos que tienen, y cómo pueden contribuir. Desde acciones tan sencillas, como apagar focos que no se utilizan, reutilizar más el agua, entre otros, hasta sus decisiones y peticiones pueden influir en los resultados financieros familiares.

Siempre lo he dicho, no importa cuánto gane, si no hay control de gasto, nunca podrá alcanzar estabilidad, paz, equilibrio financiero.

Y ya lo dijo el Padre Oswaldo, para estar en paz necesitamos vivir en la verdad, hacer el bien y dar amor. No vivir una vida que no alcanzamos –en términos financieros-, consintiendo de más a los hijos y lo peor tratando de sustituir con lo material el tiempo y la atención que necesita la familia.

Vida solo hay una, y vale la pena disfrutarla en la verdad sin la angustia ni el estrés que provoca que ya venza el día de pago de la tarjeta. Pero, para conseguirlo debemos vivir, diría mi Papá “a tu tamaño”, sin aparentar lo que no somos ni tenemos.

Hagamos que nuestro esfuerzo diario, valga la pena. Que el 1 de enero de 2023 nuestra caja registradora –cuenta bancaria- no esté vacía.

El aguinaldo, está por llegar a nuestros bolsillos. Una oportunidad para capitalizar las finanzas familiares y/o personales, que no se les escape también.

Insisto, contar con reservas económicas, les hará sentir paz y confianza de que el próximo año estarán bien, con el favor de Dios.

 

La Lic. Ortega Paredes es Economista de la UANL; Maestría en Negocios y Finanzas de UMM; Fue Periodista 15.5 años Grupo Reforma; 4 años Asesora Económica de CONASAMI; es Consultora de Finanzas Personales y Pensiones. previniendotufuturoeconomico@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Por favor acceder para comentar.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba